lunes, marzo 06, 2006

Blogs y PP, por Juan Varela

Reproduzco artículo de Juan Varela (Periodistas 21) sobre la incursión del fenómeno blog en la Convención Nacional del PP:
El PP ameniza con blogs su convención
El Partido Popular hace muchos años que anda más espabilado que el PSOE en cuestiones de comunicación y propaganda. Atentos a las enseñanzas de otros partidos, países y procesos electorales, el PP incluyó a los blogs en su convención del despertar tras su triste pesadilla del 11 y el 14M. Su apuesta por los blogs tuvo un claro ganador: Periodista Digital. El medio digital de los hermanos Alfonso y David Rojo concentra desde hace meses a varios políticos del PP. Al margen quedaron Libertad Digital y Red Liberal, pioneros de los blogs de derechas que no participaron en la sesión excepto por la presencia de Enrique Dans, colaborador del diario digital de Federico Jiménez Losantos.
Esteban González Pons, conseller y portavoz del gobierno valenciano fue el moderador de la sesión llamada alrededor de la hoguera, un vivac que tanto recuerda a los del Frente de Juventudes y las excursiones de colegios de curas.Durante toda la convención estuvo abierto el Boulevard de los bloggers, desde donde los Blogs pro Rajoy y otros participaron desde una especie de andamio.En la mesa redonda de blogueros se reunieron varios colegas del dirigente del PP en los blogs de Periodista Digital como Jorge Moragas, diputado popular; Carmelo Jordá, responsable de los blogs de Periodista Digital; Ignacio Arsuaga, director de la activa HazteOír.org; Santiago Fontenla, propietario de Minuto Digital; Enrique de Diego, subdirector de la revista Época; Enrique Dans, bloguero y columnista de Libertad Digital; Pepe Cervera, periodista y bloguero de 20 Minutos, y Juan Freire, biólogo y bloguero.Una lista de insiders, activistas cercanos al partido e independientes para el lanzamiento de una nueva forma de activismo en la que el PP ya ha podido comprobar la eficacia de la difusión de mensajes, campañas y movilizaciones."Tenemos que intentar que el Partido Popular sea la primera formación política en darse cuenta de que hay que ganar Internet porque la red está transformando el sistema político y favoreciendo la democracia directa. Es un proceso que ya está en marcha".
Las palabras de González Pons alertaron a los dirigentes y militantes del partido sobre la rentabilidad política de la Red y muy especialmente de la blogosfera, donde la derecha está bien organizada desde hace tiempo y donde sus defensores, activistas y propagandistas realizan un trabajo que sobrepasa en muchas ocasiones al desarrollado por la izquierda pese a la conversión a la blogosfera de varios políticos socialistas y de otras formaciones.Al PP le ha costado más convencer a sus dirigentes, poco activos en la blogosfera hasta el lanzamiento del último proyecto de Periodista Digital, donde los políticos populares han encontrado un acomodo adecuado pese a que algunos no compartan el ayuntamiento de políticos con un medio comercial privado.Pero el PP, animado por el nuevo discurso de su líder Mariano Rajoy sobre los ciudadanos y sus preocupaciones, avanza ahora atento a la democracia directa (puesta en práctica con la campaña de las firmas contra el estatut catalán) y la experiencia de las movilizaciones y su incitación a través de internet (HazteOír.org es un buen ejemplo).La estrategia de la derecha digital llega al partido para aprovechar los dos años que quedan hasta las próximas elecciones.
La operación está mucho mejor diseñada que la del PSOE. Cuando hace ya más de un año los dirigentes de Ferraz fueron advertidos sobre la oportunidad de los blogs y la necesidad de diseñar una estrategia blogosférica, la respuesta fue decepcionante para varios impulsores de la idea.Los responsables de comunicación del PSOE no advirtieron el fiasco de su candidato Patxi López en las elecciones vascas, el único aspirante a lehendakari sin blog. En las gallegas, el PSdeG-PSOE despertó algo y consiguió que Emilio Pérez Touriño escribiera un diario. La enorme movilización ciudadana en la Red contra la reelección de Manuel Fraga no ha enseñado lo suficiente a los dirigentes socialistas.Sólo en Cataluña la experiencia de Miquel Iceta y el activismo digital de políticos como Ramón Bassas o Manel Mas ha empujado a otros a la Red, agrupados ahora en la iniciativa de Enrique Castro: Red de Blogs Socialistas.El PP ha aprendido y el mensaje se ha lanzado en la convención de la refundación.
La batalla política está en Ciberia y en la blogosfera. Hace casi un año adelanté los cuatro estadios de la política en la blogosfera:
1. Blogs personales ejercen de prescriptores políticos alternativos a los medios tradicionales.
2. Surgen comunidades de ciudadanos que discuten espontáneamente acontecimientos políticos a través de los medios participativos.
3. Aparición de comunidades políticas afines ideológicamente alrededor de medios sociales.
4. Los políticos utilizan los medios sociales como herramientas de comunicación y marketing político.
Las cuatro se han cumplido y la política red avanza hacia nuevas formas de participación y debate. Esperemos que el activismo ciudadano de muchos blogueros, su experiencia en la conversación y su honradez política empuje a los políticos profesionales a no utilizar la Red sólo como una oportunidad barata y efectiva de propaganda.

viernes, marzo 03, 2006

¿Tiene usted un jefe tóxico?

Con una primera edición de 10.000 ejemplares agotada en cinco semanas y publicado por la misma editorial que el éxito ¿Quién se ha llevado mi queso?, El Club del liderazgo amenaza con convertirse en una versión española del libro de auto ayuda laboral estadounidense. Sus autores, José Antonio Sáinz y Juan Carlos Cubeiro, directores de una consultora especializada en gestión del talento, lo han estructurado en cinco monólogos amenos y muy sencillos, parodiando a los distintos prototipos de directivos, según publica Cadenaser.com. En un país donde el 70% de los empleados que se va de una empresa esgrime la mala relación con su jefe como motivo de su marcha, por encima incluso de un mal salario, el libro es recomendable para cualquiera que tenga a su cargo a algún empleado o lidere un equipo. Fácil y ameno, "está escrito para leer durante un puente aéreo".

¿Qué es un buen jefe?
José Antonio Sáinz: Una persona que es capaz de hacer que su equipo tenga un rendimiento óptimo y a la vez desarrolle a las personas que lo componen.
Juan Carlos Cubeiro: Aquel que es percibido por sus colaboradores como alguien que les motiva, ayuda e ilusiona.
¿Y uno malo?
J.A.S: Como dice Iñaki Piñuel, un jefe tóxico. El que crea un clima en el que la gente no se siente cooperadora y rutiniza el trabajo. El culpable de que la gente que lleva tiempo en la empresa siga repitiendo tareas y no aprenda a hacer cosas de un nivel superior, que no promocione. En España, hay un 36% de jefes tóxicos, insoportables para sus propios colaboradores, según estudios de la Universidad de Alcalá de Henares.
J.C.C: Eso está en los ojos de los miembros del equipo. En España están cambiando las cualidades que se valoran. Antes, se solicitaba que tuviera dotes de mando, que lo supiera todo. Ahora, su labor es más orientadora. Se le pide que capacite a su gente, que sea más coatching (entrenamiento, en inglés), que genere buen ambiente. Aunque esto depende de la cultura de cada país.
¿Y qué se valora España? En su libro, hablan de una tradición dictatorial en el liderazgo europeo frente a la modernidad del anglosajón.
J.C.C: En el mundo latino estamos a medio camino entre el anglosajón, que es individualista y meritocrático, a lo John Wayne, de la persona frente al medio; y oriente, donde el individuo no debe sobresalir del grupo. En España estamos en esa transición y en no muy buen puesto: en el foro de Davos trascendió que España ha pasado del puesto 23 al 29 en competitividad. En calidad directiva, estamos en el 26 y tenemos mucho que mejorar. Hay líderes versátiles, pero muchos improvisan y se dejan llevar.
O sea, que, en España, los jefes son un horror.
J.A.S: Hay de todo. Pero más de uno se jubila sin haber ejercido de jefe: Gente que no han trabajado como dinamizador, sino como un controlador.
J.C.C: En España hay una mezcla de pasión y de sistema: por un lado ganas, ánimo y entusiasmo, que se combina con aceptación del sistema. Cuando lo hacemos bien, lo hacemos muy bien, pero somos pocos.
¿Cómo mejorar la situación?
J.A.S: La gran revolución tiene que ver con que la gente tome conciencia de sí misma y entienda a los demás.
Entonces, ¿cuáles son el peor y el mejor atributo de un jefe?
J.C.C: Hay un atributo común a todas las culturas empresariales: la honestidad. El jefe debe ser creíble y practicar lo que predica. Lo peor sería lo contrario; cuando el discurso va por un lado y la realidad es otra. La ética es innegociable. Por experiencia, los pillos no son buenos jefes. Ni los orgullosos.
Sobre el orgullo, ¿España potencia el talento o los propios líderes taponan el paso a los que van por detrás para que no les superen? ¿Se valora el capital social?
J.C.C: Estamos al 50% de jefes que quieren potenciar a su equipo y otro 50% que no hace lo que debe. Pero los mercados valoran claramente el capital social, más del 85% del valor de una empresa es intangible y eso es capital social.
¿Por qué en España hay todavía muy pocas mujeres liderando empresas?
J.A.S: Pesan mucho factores exógenos al liderazgo, pero la configuración cerebral de la mujer está mejor dotada para liderar. En concreto, en sus dos pilares básicos: autoconfianza y empatía. Ante un problema, la mujer encuentra la solución igual de rápido que el hombre, pero, para ella, la respuesta básica no es suficiente. Es más sofisticada. Se habla de que hay pocas mujeres liderando, pero no se oye decir que sean malas.
J.C.C: Ha mejorado mucho su posición cuantitativa y cualitativamente. Ahora están orgullosas de su condición de mujer y lideran como mujeres, no siendo más hombres que los hombres. Cada caso es un mundo, pero ellas tienen más empatía, más inteligencia emocional, más iniciativa y suelen influir mediante su autoridad moral, por su credibilidad, no por dar órdenes. Los hombres estamos aprendiendo esos atributos.
¿Todo el mundo puede liderar?
J.A.S: Si quiere, todo el mundo puede liderar. Después, la inteligencia para aplicar pautas determina si uno manda bien o mal. Esta inteligencia es como jugar al golf, hay que coger el palo adecuado para cada momento.
J.C.C:Puede liderar todo el mundo que quiera. El reto es querer influir en los demás. Pero menos del 20% de las personas adultas quiere influir sobre los demás. Es un drama; el talento directivo es muy escaso. La ciencia todavía no nos ha dicho qué hace que queramos liderar o no. Es bioquímico, al igual de que otros gustos como el de los sabores.

jueves, marzo 02, 2006

RTVE, la SEPI y las aguas revueltas de los media bajo la cuenta de resultados

Un compañero me remite el informe debatido en la Unió de Periodistas del Pais Valencià sobre los planes de Carmen Caffarel y la Sepi para RTVE y sus repercusiones sobre los centros territoriales. Lo reproduzco aquí para quien interese aprovechando para lanzar una reflexión sobre los movimientos que se están produciendo no sólo en RTVE sino en el conjunto de los medios de comunicación, algunos de ellos escritos. Lo acabamos de ver también en El País, que reciente ha suprimido el diseño con cuadernillo de la edición de Comunidad Valenciana, integrando sus informaciones en la paginación de la edición nacional del diario y abriendo la puerta a un progresiva reducción de la edición valenciana en función de las necesidades de paginación del conjunto del diario. No es el único caso, mientras los grandes grupos modifican sus estrategias empresariales -compra de emisoras de radio, licencias de TDT, modificaciones accionariales- el producto informativo, la calidad, la verdera esencia de la existencia de estos medios, queda en segundo plano supeditado ya para siempre a las cuentas de resultados y la planificación estratégica de los grupos informativos. Los "hombres de los manguitos" han ganado definitivamente la batalla a los "hombres de la pluma" en lo que tradicionalmente ha sido un difícil equilibrio entre las necesidades informativas y las más estrictamente económicas razones empresariales. Vivimos tiempos difíciles para la profesión. Hay quien afirmaba que para un político o un empresario es ya más fácil influir en la línea de un medio de comunicación hablando con el accionista que poniéndose en contacto con el director. Es cierto. Y lo que es peor: el profesional, el periodista ve cómo su labor pierde valor y sentido, al quedar completamente solapada por los intereses económicos del medio. Es el pez que se muerde la cola y nos conduce hacia un destino incierto de falta de compromiso de los profesionales, supone un riesgo infinito para las nuevas hornadas de periodistas cuyo sentido crítico es prácticamente extirpado de cuajo en cuanto pisan una redacción, y socava la moral de los trabajadores. Mientras los propietarios de los medios exprimen la cuenta de resultados y se vanaglorian de su hazañas financieras, sus empleados van descendiendo por la pendiente de la desmotivación, qué paradoja. Situación crónica para la profesión, angustia infinita. Los tiempos heroicos, esos que algunos recuperan ahora rememorando las viviencias periodísticas del 23-F han llegado a su fin. Y es muy curioso, porque son muchos de esos mismos periodistas que abrieron el camino de la prensa libre los que ahora, más de dos décadas después, sancionan la sumión de la información a los intereses del bolsillo de sus señores propietarios desde sus puestos directivos, hasta el punto de que uno se pregunta si en el fondo no han hecho más que seguir la corriente de los tiempos, perfeccionando su capacidad de adaptación y superviviencia. Para ese viaje no hacían falta tantas alforjas.
El documento sobre RTVE:
"Ayer, lunes 27 de febrero, la SEPI presentó las líneas generales de su plan de futuro para RTVE. Un plan en el que falta lo fundamental, su plasmación sobre el terreno. Sin embargo, la filosofía de la propuesta está bastante clara. La SEPI, el Ministerio de Economía y el Gobierno –las tres instituciones son responsables del documento, o al menos, las tres lo asumen- proponen como principal medida para adelgazar la deuda de RTVE, reducir su presencia territorial.
Han aplicado un criterio puramente “economicista” al análisis del origen de la deuda de RTVE. No han tenido en cuenta otros factores y, por supuesto, no han considerado el análisis político. Claro que la situación política se puede valorar como coyuntural, y lo que dicen buscar los autores del plan son soluciones a más largo plazo, aunque las medidas propuestas vayan en sentido contrario.
El problema de la multiplicación de esfuerzos y gastos públicos se arrastra desde la creación de las radio televisiones autonómicas. Estas se fueron creando sin una planificación por parte del Estado. De este modo, a una estructura estatal, mínimamente descentralizada (la de RTVE), se superpuso una autonómica, federal tan sólo para poder abaratar costes en las retrasmisiones deportivas y en la compra de películas. Ninguna de las dos estructuras se ha mostrado eficaz a la hora de “vertebrar” o de crear una visión federal y a la vez unitaria del estado de las autonomías.
Los cambios han comenzado por RTVE, pero estamos convencidos de que no terminarán ahí. Todo el mundo es consciente de que hay que racionalizar el mapa de las radio televisiones públicas en este país. Aunque aquí, desde la Generalitat, miren hacia otro lado y sigan engordando la deuda de RTVV a una velocidad de vértigo, sin dar respiro a la manipulación, y sin atender los compromisos de mayor pluralidad e independencia en los medios de comunicación de titularidad pública. El último ejemplo ha sido la negativa del Partido Popular a crear el Consejo del Audiovisual.
A pesar de decir mucho, el documento presentado por la SEPI no entra en detalles y presenta algunas lagunas importantes. Por ejemplo, no dice nada del Centro del País Valenciano, ni del canal Hispavisión (en la actualidad se llama Grandes Documentales) que emite 24 horas, desde Paterna y para América, con una audiencia potencial de 300 millones de personas. No habla nada de la rentabilidad “real” del Centro, contando con los convenios suscritos con la Generalitat. En general, parece un documento “improvisado” frente al informe mucho más completo elaborado por “los sabios”.
Del informe encargado por el Presidente del Gobierno a un grupo de académicos y profesores de Universidad no hay nada en el documento hecho público por la SEPI. Por ningún lado aparece la coherente argumentación del llamado informe de los sabios, ni las medidas que proponía para revitalizar la radio televisión pública en nuestro país. El plan de la SEPI está en contradicción con el documento de los sabios, y por tanto supone la constatación de un doble lenguaje que pensábamos desterrado del discurso y la acción política.

Entre los elementos del Plan presentado por la SEPI para RTVE destacamos:

1. Concepción centralista de la información.

2. Consolida un modelo de RTVE incapaz de dar respuestas válidas a la estructura actual de nuestro estado.

3. Infravalora el papel de RTVE como instrumento de cohesión interterritorial del Estado de las Autonomías.

4. Desprecia a los Centros Territoriales como productores de contenidos para las futuras TDT locales y autonómicas.

5. Imposibilita la ruptura del discurso único, al impedir la competencia informativa en el ámbito de la comunidad.

6. Deja en las únicas manos de la radio televisión autonómica la información local y autonómica, ámbitos a los que ya han renunciado las televisiones privadas.

7. Abandono del servicio público por parte de RTVE.

8. Hace recaer todo el peso del ajuste inicial de plantillas en los Centros Territoriales.

9. Desaparecen las desconexiones territoriales en Radio 5, mermando la calidad informativa de la cadena.

10. Supone el cierre de algunas emisoras de RNE y deja sin cobertura informativa pública numerosas zonas del país.

11. Al determinar la estructura geográfica y funcional, usurpa las funciones que la nueva ley, actualmente en trámite parlamentario, confiere a la Corporación de RTVE.

En resumen se trata de un documento malo para RTVE y malo para el país. Impide abordar de una forma seria el reto político que supone profundizar en el Estado de las Autonomías sin crear fracturas innecesarias. También frustra la posibilidad de transformar RTVE en un grupo de comunicación público fuerte que haga de locomotora real en el desarrollo de la TDT. Convierte RTVE en un grupo residual, incapaz de competir en los ámbitos local y autonómico con las televisiones públicas gestionadas por los gobiernos autónomos. Deja en manos de la iniciativa privada la creación de contenidos para las TDT locales y autonómicas. Y especialmente se niega a defender un modelo de RTVE que contribuya desde la periferia a la cohesión interterritorial.
Valencia, 28 de febrero de 2006"

domingo, enero 29, 2006

RTVE y el urbanismo: con la venia, portavoz

Una de dos, o yo vivo en la luna de Valencia o hemos somatizado de tal forma la llamada guerra de los medios que ya nada nos sorprende ni nos deja atónitos. A ver: Informe Semanal emite un reportaje sobre la vorágine del urbanismo valenciano. El asunto, no por novedoso, es portada en la prensa valenciana; ha sido debatido en el Parlamento Europeo; ha condicionado la elaboración de una nueva ley urbanística en la Comunidad Valenciana; concentra grandes dosis de protagonismo en el debate político local; afecta hasta el más pintado (porque quien más o quien menos no tiene dinero para comprarse una vivienda mientras la construcción se acelera sobremanera, o ha vendido a precio de oro sus campos de naranjos para verlos sustituidos por una torre de apartamentos o un chalet adosado); es el eje discursivo de muchos paisajistas, arquitectos y urbanistas; genera enormes tensiones en ayuntamientos de todos los colores y sabores; hace ricos a muchos; empobrece a otros menos; mueve millones de euros; alienta las más bajas pasiones monetarias; marcará sin duda la fisonomía de la costa y el interior valencianos . En definitiva, me lo aclaren, por favor ¿consideran ustedes que esto no es noticia?
Más información »

sábado, enero 14, 2006

Así actúa el aliado más deseado: La CIA de Estados Unidos asesina a 18 civiles en Pakistán

La CIA ha abatido en territorio paquistaní a 18 civiles mediante un ataque aéreo convencidos sus pilotos de que en una pequeña aldea fronteriza con Afganistán se encontraba el número dos de Al Qaeda Ayman al Zawahiri. Según las fuentes citadas hoy por todos los medios de comunicación, Estados Unidos no contaba con autorización para esta operación: es decir, ha actuado de manera unilateral, con una intervención militar en territorio sobre el que no tiene soberanía y ha bombardeado a civiles. Pakistán sostiene que Al Zawahiri sigue vivo y que ni siquiera se encontraba en el lugar atacado. Estoy casi convencido de que a los defensores de las teorías hungtintonianas del choque de civilizaciones les parecerá una mera anécdota lo que ha ocurrido en Pakistán. A mi me parece sencillamente una aberración.
He visto la noticia en el informativo del mediodía de Antena 3: "Estados Unidos mantiene una guerra contra el terrorismo por todo el mundo, Iraq, Afaganistán..." Así comenzaba el presentador el relato de la información. Tras terminar su speech y dejar en el aire la posible muerte del número dos de Al Qaeda ha dado paso al corresponsal de la cadena en EEUU. Menos mal. Gracias a él los telespectadores han podido saber que en realidad ha sido un ataque a civiles, que el presunto líder terrorista sigue vivo y que Pakistán ha elevado una queja al gobierno de George W. Bush. Es gracias a estos corresponsale extranjeros, no contaminados por el absurdo debate político interno, que no es enteramos de lo que pasa en el mundo. Lo vimos durante la guerra de Iraq. Muchos fueron depurados por contar la verdad.
Regreso al informativo de Antena 3. Una vez finalizada la intervención del corresponsal, el presentador ha hecho especial hincapié en obtener nuevos datos sobre el bloqueo de Estados Unidos a la venta de patrulleras españolas a Venezuela aludiendo a que el material suministrado cuenta con tecnología estadounidense y ejerciendo su derecho a vetar la operación. El corresponsal ha vuelto a hacer bien su trabajo. Ha informado verazmente, sin aditivos: Condolezza Rice ha tomado la decisión, en un asunto, el de las patrulleras, que ha vuelto a enturbiar las relaciones entre Estados Unidos y España. A renglón seguido unas imágenes de Hugo Chávez diciendo algo así como: "¿Qué pasaría si yo decidiese cortar el suministro de un millón y medio de barriles diarios a Estados Unidos porque no me gusta su política? Seguramente subiría mucho más el precio del petróleo".
No quiero que interpreten esto como una defensa de Hugo Chávez. Hay que entender la idiosincrasia venezolana, pero un presidente con programa en televisión, con aires ególatras y con rasgos marcadamente autoritarios no es precisamente lo que yo desearía para mi país. Pero qué quieren que les diga, por poner un ejemplo, Berlusconi controla la mayor parte de los medios de comunicación italianos, ha cambiado leyes de arriba a abajo para evitar ser procesado por sus chanchullos económicos y aquí nadie se rasga las vestiduras por que nos tomemos un capuchino. Hasta ese punto hemos llegado. Que yo sepa Chávez ha ganado las elecciones en su país, aunque es cierto que con una participación casi ridícula. Por tanto, es un gobernante soberano. Estados Unidos y el propio Chávez sabrán por qué se odian, aunque a mi me da en la nariz que hay mucho de presión por parte de algunas corporaciones multinacionales con sede en USA temerosas de que los petrodólares de Chávez ejerzan una influencia contraria a sus intereses en el Cono Sur, pongamos a Evo Morales por caso. Lo que no entiendo es porqué hay tanta gente interesada en montar bronca, atacar a Chávez y defender a Estados Unidos cuando España decide vender unas patrulleras a Venezuela, como supongo que hará también con otros paises. No entiendo porqué hay tanta gente, especialmente esos dirigentes populares empapados de FAES aznariana, que se empeña en lanzar el discurso de que jugamos en el bando equivocado. ¿O es que España no puede como país soberano mantener relaciones con quien le rote? ¿Será que si la cosa se pone fea van a venir aviones de la CIA a lanzarnos misiles como ha pasado en Pakistán? Ya está bien de tanto discurso proestadounidense y un poquito de paz, por favor.

jueves, enero 12, 2006

Mena, los pirómanos y los bomberos

Lo cierto es que no tenía previsto escribir sobre el caso Mena. Entendía que el sentido común del ciudadano de a pie se impondría sobre cualquier otra interpretación, consideración y aprovechamiento vil de las palabras de este alto mando militar. En un estado democrático como el nuestro todo el mundo tiene derecho a opinar, por supuesto. Mena podría haber opinado. Podía haber dicho que no le gusta el Estatut reformado de Cataluña, que le parece excesivo, que no es acorde con su idea de España o que contiene elementos que a su juicio sobrepasan los límites constitucionales. Quizás sea cierto que hay estamentos castrenses que comparten las ideas de Mena. Es más, estoy convencido de ello. Lo extraño sería precisamente lo contrario. Estaba en su derecho. Pero no hizo eso. Hizo algo más. Utilizó su posición de segundo de a bordo de los que tienen la llave de los tanques para lanzar un mensaje inadecuado: recurrió al artículo ocho de la Constitución para introducir un elemento disuasorio en el debate político bajo la amenaza de la intervención militar. Es por tanto la conjunción de su posición jerárquica, el mensaje exhibido y el contexto elegido lo que desautorizan completamente a este militar y le hacen merecedor de la sanción impuesta y su cese. Este hecho es inaudito, de extrema gravedad. Porque a muchos puede no gustarles lo que trae consigo el Estatut, pero hasta la fecha todos los movimientos políticos en torno a este asunto se han producido dentro de las reglas del juego democrático
He leido en medios digitales muchas opiniones al respecto de Mena. La mayoría arropan al alto mando, lo justifican, dando a entender que no es él el responsable de sus palabras, sino la situación actual en la que se encuentra inmersa el país. No señores. De eso nada. Cada uno es responsable de lo que dice, y Mena ha ido un paso más allá de la lógica confrontación más o menos tremendista de opiniones, reflexiones, utilización partidista de los hechos, posiciones radicalizadas por las partas encontradas, desde los nacionalismos más extremos -tanto catalán como español- hasta las posiciones más moderadas, que parece que no encuentran cabida en este debate sin ser atacadas por cada uno de los dos bandos anteriores. Pretender justificar al señor Mena es de una irresponsabilidad histórica. Significa recurrir al mensaje del miedo para intentar ganar unos cuerpos en el juego y carrera de opiniones de forma ventajosa. Significa avalar posiciones que escapan al control de las normas que nos hemos dado. Significa, al fin y al cabo, refrendar un discurso antidemocrático, porque el propio Mena sabe de sobra que la misma Constitución a la que él se agarra vilmente para teorizar sobre posibles asonadas establece que cualquier movimiento militar está supeditado al poder político y civil, emanado de la soberanía popular representada en el Congreso de los Diputados y el Gobierno central. Y es en este campo precisamente, en el de la sociedad civil y las instituciones de autogobierno, donde se está jugando la partida estatutaria. Nadie hasta ahora había sobrepasado la raya. Mena ha sido el primero y debe ser amonestado por ello. Tarjeta roja y expulsión para el personaje castrense. Se lo merece.

sábado, enero 07, 2006

Mediamed llega dispuesta a invertir 9 millones de euros para "crear un grupo de comunicación", auspiciada por el sector democristiano del PP

Los chicos de Mediamed Comunicación Digital parece que van en serio. La nueva sociedad capitaneada oficialmente por Francisco Javier García del Moral (Beta Capital, ligado por amistad familiar con el portavoz del Consell valenciano Esteban González Pons) se ha hecho de manera indirecta con trece licencias en otras tantas demarcaciones comarcales de las 14 totales en las que estaba distribuido el reparto de la Televisión Digital Terrestre. Su objeto social lo dice todo: "Creación y explotación de un grupo de comunicación social, preferentemente en el ámbito territorial de la Comunidad Valenciana, a través de medios audiovisuales". Auspiaciado desde sectores democristianos del Partido Popular, con el ex ministro de Justicia José María Michavila (hermano de la jefa de gabinete de Francisco Camps, Ana Michavila) como gran maestro de ceremonias en la sombra, tiene entre sus accionistas a El Semanal Digital (Antonio Martín Beaumont, ex Nuevas Generaciones) y el empresario televisivo castellano leonés José Luis Ulibarri. Mediamed llega dispuesta a invertir 9 millones de euros (1.500 millones de pesetas, cada punto porcentual de participación de sus socios se ha recolectado a 15 millones de pesetas) para poner en marcha todo un entramado de televisiones comarcales.
Entre los administradores de la sociedad figura también Ignacio López Roselló, una financiero ligado a varias sociedades de inversión (Sicav) entre las que figura la de la potentada familia valenciana Lladró. A la vera de estos protagonistas se han sumado otros personajes de la vida económico-social valenciana como la Fundación San Pablo-Ceu, con Alfonso Bullón de Mendoza; Construcciones Navales Palacio (Perfecto Palacio, el del barco Ubi Bene, empleado por la familia Aznar y Zaplana en algunas de sus travesías marinas); Ángel Raga (ligado en su día a la televisión alegal de Las Provincias), Juan Carlos Gómez Pantoja (quien lideraba Canal 7 Televalencia), José Adolfo Vedri (Engloba Grupo de Comunicaciones), Fernando Serratosa Caturla, Promociones Mogar (con el constructor Andrés Selma a la cabeza), Corrado Holding, Piqueres Audiovisual y Anroca 91 (Ana María Royo Cabrera).
Yo supongo, confiando en la imagen de honestidad que constantemente intenta trasladar el presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, que ni él, ni Gonzaléz Pons, ni personas de su entorno más directo habrán propiciado la creación de la nueva sociedad de comunicación ni su integración como accionista de control en otras mercantiles concesionarias directas de licencias de TDT como Mediterránea Informativa Televisión, Comercial Alyma, TV Castellón Retransmisiones, 43 TV, Comunicación Audiovisual Editores, y Telecomarca.
Por su parte, Michavila, que fue el primer secretario de comunicación del PP de Rajoy en los primeros meses de su presidencia en el partido de la gaviota, no ocupa hasta ahora cargo de relevancia en el seno de la ejecutiva popular. Así lo relataba El Semanal Digital en septiembre de 2005 -curiosamente recién constituida Mediamed- en su sección Garganta Profunda:
José María Michavila, "tapado" por si las cosas se tuercen en el PP
"Era obvio que había perdido mando en plaza. Llegó a ser responsable de comunicación del PP y ahora no tiene cartera concreta en la Ejecutiva. El líder del partido Mariano Rajoy le reservó durante un tiempo al diputado y ex ministro de Justicia, José María Michavila, un lugar a su vera y un despacho en la séptima planta como asesor personal(...)Pese a haber pasado a un segundo plano, Michavila mantiene reuniones periódicas con Rajoy, de quien se ha convertido en una especie de consejero en la sombra. La relación entre ellos es fluida, hasta el punto de que en esos encuentro son habituales no sólo asuntos de actualidad, sino también las cuestiones personales. Algunos en Génova ven esa complicidad con recelo, y afirman a Garganta Profunda, utilizando un símil futbolístico, que 'Rajoy tiene a Michavila en el banquillo para sacarle a jugar cuando la situación lo requiera'."

jueves, enero 05, 2006

El reparto de la TDT: Siguen las sorpresas sobre los favores de Camps a sus amigos

Lo adelantó en exclusiva ayer www.elconfidencial.com No solo la COPE, Jiménez Losantos y Vocento aparecen como los grandes beneficiarios del reparto de licencias de Televisión Digital Terrestre por parte del Consell de Camps. Emboscada como accionista de referencia en muchas pequeñas empresas concesionarias aparece ahora una mercantil bajo la denominación de Mediamed Comunicación Digital que se ha colado de manera indirecta en la adjudicación de programas en nada menos que 13 de las 14 demarcaciones comarcales. Al frente de Mediamed, empresarios vinculados al diario digital El Semanal Digital (Antonio Martin Beaumont, ex de Nuevas Generaciones y amigo de Estebanm González Pons) y Retecal, la red de cable de Castilla y León, con el empresario José Luis Uribarri a la cabeza, muy bien relacionado con algunos dirigentes populares. Con todos los visos de tratarse de una sociedad constituida ad hoc -en el verano de 2005- Mediamed parece se presenta como la típica sociedad creada con calzador, inventada para agrupar en su seno a personas que en su actividad correspondiente no suelen ir de la mano, pero que en esta ocasión se ha unido para hacerse con un notable trozo del pastel de las jugosas concesiones mediáticas. Insisto en lo que ya mencioné en la entrada anterior de Argos: ¿A cuánto cotiza la licencia de TDT en el mercado? El caso es que detrás de Mediamed aparecen también nombres conocidos en la escena económico-social valenciana: Alfonso Bullón de Mendoza (Fundación Universitaria San Pablo-CEU, de nuevo la Iglesia), Construcciones Navales Palacio (Perfecto Palacio, el del barco Ubi Bene, empleado por la familia Aznar y Zaplana en algunas de sus travesías marinas), Ángel Raga (ligado en su día a la televisión alegal de Las Provincias), Juan Carlos Gómez Pantoja (quien lideraba Canal 7 Televalencia), José Adolfo Vedri (Engloba Grupo de Comunicaciones), Fernando Serratosa Caturla, Promociones Mogar (con el constructor Andrés Selma a la cabeza), Corrado Holding, Piqueres Audiovisual y Anroca 91 (Ana María Royo Cabrera). Este grupo de privilegiados creó Mediamed con el objeto de "participar en distintas sociedades concesionarias del espectro radioeléctrico para la prestación del servicio público de Televisión Digital Terrestre". Mediamed es propietaria de, almenos, el 51% de las siguientes sociedades: Mediterránea InformativaTelevisión S.L; Comercial Alyma S.L; TV Castellón Retransmisiones S.L; 43 TVS.L; Comunicación Audiovisual Editores S.L; y Telecomarca S.A., que entre todas ellas han conseguido licencias en 13 de las 14 demarcaciones de la Comunidad Valenciana. El descubrimiento de esta sociedad con estrella no es baladí: Demuestra de nuevo que Camps y su portavoz Esteban González Pons han sabido ser generosos con sus amigos. No en balde, El Semanal Digitial, diario muy vinculado a los populares pero claramente escorado del lado campsista cuando de hablar de la bronca con Zaplana se trata, no ha dudado en informar puntualmente a todos sus lectores españoles de la hazañas del presidente de la Generalitat. El diario digital disfruta desde hace muchos meses de publicidad continuada procedente de la Administración autonómica, con banners perennes de la America's Cup. Todo un regalo, el de la TDT, que demuestra que no sólo ZP y el PSOE reparten canales en abierto a Polanco y "los amigos de La Sexta", sino que apenas hay que mirar en casa para encontrar que en materia mediática todo el mundo juega su partida.

domingo, enero 01, 2006

El gran reparto del pastel de la TDT: Camps hace sitio a los amigos madrileños y recompensa a sus apologetas


Se cumplió el guión previsto pese al retraso en las adjudicaciones. Ha tenido que ser en el último pleno del Consell de la Generalitat Valenciana del año, el día 30 de diciembre y mientras los ciudadanos de pie preparaban los turrones y el cotillón de fin de año. Las licencias del televisión digital terrestre de la Comunidad Valenciana ya tienen nombre. En juego había nada menos que dos licencias de carácter autonómico y otras 42 locales distribuidas por distritos comarcales. Mientras los perros de presa del Partido Popular sacan los dientes frente a la decisión del gobierno del ZP de entregar un canal en abierto a Polanco o poner en manos de Emilio Aragón y sus amigos La Sexta, los medios más afines a los populares, de manera silenciosa y en fechas señaladas para otros menesteres, hacen su agosto en pleno frío invernal en los territorios controlados por los hombres y mujeres de la gaviota. Por su parte, Prisa y su abanderada Localia han recibido un duro golpe: una única licencia local y de corte menor. Carbón dulce para los chicos de Polanco.

No de otra manera puede entenderse que el portal de Federico Jiménez Losantos Libertad Digital -cuya trayectoria televisiva e implantación mediática en tierras valencianas es por todos desconocida menos, al parecer, para Francisco Camps- se haya hecho con cuatro licencias, incluida la de Torrent, a la que los expertos atribuyen también amplia cobertura en Valencia capital. En la tierra de las flores, de la luz y del amor muchos se preguntan ahora qué se le ha perdido a Losantos en Torrent, pero también en otras localidades como Sagunt, Alzira o Elche, donde ha obtenido sus licencias. Se trata de poblaciones gobernadas todas ellas por el PSOE, excepto en el caso de Alzira, en manos del PP. La duda estriba en saber si Libertad Digital pondrá en marcha las emisoras en lugares tan alejados de su madrileño centro de operaciones. En caso contrario, queda especular: ¿a cuánto cotiza la licencia de TDT en el mercado? Hagan números. Eso sí, la Generalitat de Camps y Esteban González Pons, el superportavoz que ha gestionado los concursos, se reservan la última palabra a la hora de autorizar modificaciones en la condición social del concesionario. ¿Juego de favores?
De igual manera, tal como se avanzó desde un primer momento en los mentideros políticos, la COPE y el grupo Vocento (cuyos diarios en Valencia, Las Provincias y edición de ABC, destacan por su línea de respaldo absoluto al proyecto de Camps) se han adjudicado las dos licencias de cobertura autonómica reservadas para operadores privados. El gran perjudicado ha sido el ex jefe de gabinete de Zaplana y amigo personal del portavoz del PP en el Congreso, Jesús Sánchez Carrascosa, quien mantenía desde hace años una emisora alegal de ámbito local en Valencia y que se ha quedado a verlas venir en el concurso de las TDT autonómicas. Carrascosa sostiene desde el principio de la legislatura una dura posición crítica con Camps dentro de la pugna entre campsistas y zaplanistas en el seno del PP valenciano. Tampoco Tele 5, ha logrado la concesión autonómica a la que aspiraba.
El grupo Intereconomía no se ha quedado a la zaga, con cuatro licencias locales, mientras que Unedisa, la editora de El Mundo, obtiene otras cuatro, una de ellas en Valencia capital. Por lo que respecta a Editorial Prensa Ibérica, sus dos diarios bandera en la Comunidad Valenciana, Levante-EMV e Información -ambos líderes de audiencia y difusión en las provincias de Valencia y Alicante, respectivamente- optaban a la práctica totalidad de las licencias locales. Sin embargo, apenas han recibido premio de consolación, con dos concesiones, una en cada una de las capitales. Licencias locales diversas han ido a parar a empresarios cercanos a los populares, dos de ellas para el consorcio que encabeza Genoveva Reig, ex directora de la pública Canal 9 Televisión Valenciana y fiel zaplanista. El grupo de Polanco ha sido el gran marginado. Sus emisoras Localia, pese a llevar años emitiendo de manera alegal, apenas han logrado una licencia en menor con área de cobertura limitada (Ontinyent -Xàtiva). Uniprex (Onda Cero y Antena 3) deberá conformarse también con un único programa en Torrent, si bien con la posibilidad de ser vista en Valencia capital.
En la foto, José María Bergareche, consejero delegado del grupo Vocento, editor de Las Provincias y ABC.

sábado, diciembre 24, 2005

Regreso alucinado con Hwang Woo-suk

Leo fascinado la noticia de la clonación falsificada de Hwang Woo-suk. Tras algunos días desconectado de Argos por cuestiones técnicas y laborales, regreso buceando en Internet fraudes científicos históricos. Descubro que en la línea temporal de la ciencia han existido y existirán estos engaños. Casi siempre se sustentan en un escenario del crimen similar: La falsificación de las pruebas. Es lo que tiene lanzar primero la hipótesis para después intentar sostenerla. ¿Por qué nos da miedo equivocarnos? Podemos refutar nuestras propias ideas. Sería un ejercicio saludable, acostumbranos a decir una cosa y la contraria. Suele ser nuestro propio entorno el primero en detectar los defectos. Le ha ocurrido a Hwang, al que los investigadores de la universidad en la que trabaja, la de Seúl, son los que le han pillado con el carrito del helado. La mentira es de proporciones colosales: Sólo 9 de las 11 líneas celulares presentadas en la prestigiosa Science eran reales. "La gente podrá comprobar que la tecnología para hacer células madre clonadas de pacientes existe", ha dicho Hwang al tiempo que anunciaba su dimisión. Es el empecinamiento del deseo no realizado: abrir una esperanza infinita a la medicina regenerativa. Ahora llegarán los ataques de aquellos que envueltos en sábanas de moralidad cuestionarán las investigaciones con células madre. Lo ha advertido Bernat Soria, represaliado en Valencia y exiliado a Andalucía. "Los enemigos de estas investigaciones aprovecharán para decir: '¿Veis como todo era mentira?¿Veis como no sirve para nada?' Recuerdo a Galileo, a tantas mentes preclaras condenadas por avanzarse a sus tiempos. Soria despeja directamente a la ciencia psiaquiátrica el caso de Hwang: ha sido víctima del ansia de éxito. Lo desconozco, pero quizás también es víctima de sus patrocinadores, de esos mecenas de científicos que exigen resultados inmediatos para rentabilizar publicitariamente los logros y avances. Paciencia y respeto por los científicos. Me recuerdan a esas personas a las que se les da un problema para resolverlo en tiempo récord. Se encierran en un cuarto, ajenos a cuanto ocurre a su alrededor. Ni un ruido. Silencio. Se crea, se investiga, se descubre. Para que vivamos más y mejor.

sábado, diciembre 10, 2005

Cela Conde: "Los medios apuestan por una opción partidista sin ni siquiera simular neutralidad"

Sigo con la serie sobre la equidistancia como opción comunicativa y reflexiva. Doy cuenta ahora de un artículo de opinión publicado en los diarios de la cadena Editorial Prensa Ibérica por Camilo José Cela Conde. De nuevo las reflexiones giran en torno al uso partidista de los medios de comunicación y su empleo como lanzadera de consignas desde las atalayas mediáticas: "El problema consiste en que el periodismo de hoy ha dado de forma clara un paso desde la información a la política. Los medios de comunicación apuestan a menudo por una determinada opción partidista y la apoyan -o denigran a la adversaria- sin molestarse siquiera en simular que están adoptando una postura neutral".
"TIEMPOS HUBO en los que la libertad de expresión contaba como uno de los derechos más preciados, por cuya defensa mayores batallas cabía plantear. Tiempos en los que se pronunciaron aquellas palabras atribuidas -no sé si con verdadera justicia porque Voltaire se le adelantó- a Winston Churchill: «estoy en desacuerdo con las ideas de usted, pero moriría por defender su derecho a expresarlas». No son, en verdad, los tiempos que corren ahora mismo. La guerra existente entre la clase política y la emisora de los obispos ha dividido el país, una vez más, en dos bandos: el de quienes creen que el derecho de cualquiera a expresar su opinión debe ser defendido a ultranza y el de aquellos que sostienen que la cadena de radio ha traspasado los límites de lo tolerable al convertir en arma política lo que debería ser en principio periodismo sin más.
Ambos enunciados podrían ser ciertos a la vez y, en realidad, es bastante probable que sea éste el caso. Pero entonces se plantea un conflicto: ¿cuál de los dos derechos -el derecho a la libertad de información y el derecho a recibir informaciones veraces- ha de prevalecer? El problema consiste en que el periodismo de hoy ha dado de forma clara un paso desde la información a la política. Los medios de comunicación apuestan a menudo por una determinada opción partidista y la apoyan -o denigran a la adversaria- sin molestarse siquiera en simular que están adoptando una postura neutral. ¿Qué derecho tiene entonces una noticia o una columna de opinión (como ésta misma, por ejemplo) a declararse inmune y reclamar privilegios frente a los políticos a los que puede estar atacando?
El ejercicio de la crítica desde la prensa es legítimo pero peligroso. Si yo ataco a cualquier persona -con un cargo político o sin él-, ésta apenas dispone de medios para la defensa. Enviará tal vez una réplica pero no podrá hacerlo si yo insisto, día tras día, en la crucifixión. Con el añadido preocupante de que ni siquiera tengo por qué demostrar lo que digo. Con levantar la sospecha basta para causar la mayor parte del daño y, además, de una forma irreversible a menudo.
En ésas estamos, pues: la asepsia de una crítica responsable y ajena a intereses políticos es pura utopía. En su lugar, tenemos hoy una especie de brega parlamentaria que se refleja en los artículos de opinión de la prensa escrita y hablada, cuando no en el uso manipulado de las informaciones. No estamos hablando, pues, de libertad de información sino más bien de lo contrario: de abuso en el empleo de los medios de comunicación por parte de quienes los controlan. Lo más divertido aparece cuando ese abuso adopta encima el camuflaje ideológico. Columnistas de supuesto pedigree izquierdoso, y en algunos casos con militancia antigua en partidos de la extrema izquierda, adoptan hoy posturas de extrema derecha pero siguen reclamando su talante progresista. Hemos pasado de la gauche divina a la gauche travestida.
El conflicto tiene difícil remedio porque nadie dispone de patente de corso para emitir juicios morales irreprochables. Así que, al cabo, volvemos a la cuestión de fondo de la credibilidad. Poco a poco se están cimentando confianzas y desconfianzas y cada ciudadano debe elegir las suyas. Repetiré algo que he dicho ya en ocasiones. Elija usted entre Jiménez Losantos, Umbral, Ussía y Raúl del Pozo, o bien Gabilondo, Millás, Ramoneda y Calvo Hernando. En gran medida, es ésa la única libertad de expresión disponible hoy".

jueves, diciembre 08, 2005

La equidistancia es una opción: Santos Julià y defensa de Justo Serna

Veo los debates de televisión y me atiborro a chocolate. Me deprime el enconamiento y el sectarismo en el que se ha situado la clase periodística española -y también la valenciana, la de mi tierra-. Los plumillas parecemos portavoces de los partidos. En un lado los defensores de ZP y su política; en el otro los amplificadores del discurso tremendista y catastrófico del Partido Popular. No hay voces intermedias, distantes, equidistantes. La pasión nos arrastra, será por nuestro carácter latino. Se evitan los análisis fríos, alejados del calentón. Debe ser porque no venden, hacen huir a las audiencias. Se prima el insulto. Lo veo cada día en las páginas de Periodista Digital contra el profesor Justo Serna, al que se injuria y dilapida por el mero hecho de aportar argumentos que sustentan sus ideas. Se puede o no estar de acuerdo con él, pero ¿por qué se le apedrea por pensar?. No veo grandes comentarios de refutación de argumentos. Más bien leo bilis, urticaria provocada por dar rienda suelta a la intelectualidad. En cierto modo siento envidia de Serna. Sus artículos remueven las tripas de algunos. Quizás es eso lo que pretenden, que dejemos de pensar. Mientras exista la confrontación irracional y emocional algunos lograrán sus objetivos. Devoro la prensa diaria en busca de atisbos de luz, de fórmulas que despejen los árboles para poder ver el bosque. Creo que a veces leemos y buscamos argumentos en los que identificarnos y apoyarnos. Nos hace sentir que no estamos solos. Que no somos bichos raros. Lo fácil es adoptar la actitud pasional, tomar posición y olvidarse del resto. Lo difícil es mantenerse un paso atrás para poder encontrar el camino. El domingo encontré una luz. Un artículo de Santos Julià en El País: Sin ningún entusiasmo, se titulaba. Aquí lo reproduzco, desde una cierta equidistancia:

"SE SORPRENDEN algunos políticos catalanes y no pocos columnistas de la prensa de Barcelona de que la izquierda de Madrid (cariñosa sinécdoque por España) no salga a la calle ni firme manifiestos en defensa del proyecto de Estatuto de Autonomía de Cataluña. ¿Dónde están los otros?, preguntan; ¿dónde se esconden, por qué que no levantan su voz para salir al paso de la ofensiva desatada por la derecha? Curiosamente, y a pesar de lo denostada que ahora está la transición, sobre todo entre nacionalistas, esos políticos y colegas echan de menos aquellos tiempos en que la izquierda se movilizaba y los intelectuales salían a la calle para reivindicar libertad, amnistía y estatuto de autonomía.
La respuesta es muy simple: desde la primera página del preámbulo del proyecto, el atento lector se da de bruces con el rancio discurso de la nación hipostasiada. Cataluña aparece allí construyéndose a sí misma como nación desde el fondo del tiempo, afirmando su "voluntad de ser", definiendo una lengua y cultura, labrando una identidad colectiva, modelando un paisaje, acogiendo otras lenguas. Cataluña habla como un ser que trasciende la historia, que se ofrece abierta siempre a un intercambio generoso, edificando un sistema de derechos y libertades, dotándose de leyes, desarrollando un marco de convivencia solidario.
Tal vez parezca extraño a los cultivadores de tan romántico lenguaje, pero es lo cierto que los españoles hemos escuchado hasta la saciedad, desde nuestra nada tierna infancia, cosas muy parecidas, producto también de la obsesión por la identidad colectiva y la unidad cultural. Idéntico postulado de una nación eterna, idéntica exaltación de la lengua y la cultura, idéntica retórica sobre la justicia social, idéntico paraíso en la tierra mancillado por poderes espurios y extranjeros. Todo esto forma parte de las leyendas sobre el origen de la nación, de cualquier nación, adornada de los más bellos atributos, más allá de la historia: todo eso era el meollo de lo que se llamaba, en tiempos en los que todavía no habían aparecido constructores de nación pero sobraban manipuladores de conciencias, formación del espíritu nacional.
Si donde antes se decía formación del espíritu se dice ahora construcción, todo lo que sigue es lo mismo, y ni una ni otra cosa son patrimonio de la izquierda: más bien, aquella izquierda recusó por reaccionario ese lenguaje. Que ahora se entone de Cataluña un himno a la nación similar al que hace cincuenta años oíamos cantar de España es más de lo que se puede sobrellevar sin caer en una paralizante melancolía, muy próxima al desaliento. España es una nación, se decía. Y claro que lo era: una y grande y libre. ¿Y nos tocará ahora recitar con idéntico afán Cataluña es una nación? Claro que lo es, ¿será también una y grande y libre? Viene, como España, de las profundidades del tiempo, y gozaba, como España, de sus libertades, que mano malvada le arrebató en desigual combate. Hasta las fechas se repiten: 1495, con España en la cima gracias a los Reyes Católicos; 1714, cuando España entraba en decadencia con la llegada de los Borbones.
Los autores de este preámbulo y quienes han aprobado el proyecto de Estatuto podrán pedir a los colegas de Madrid que presten atención a lo que se dice en Barcelona; lo que no pueden pedir es entusiasmo. ¿Por qué, después de leer tal exaltación nacional, tendríamos que salir a la calle, firmar manifiestos? ¿Acaso la truculencia de Aznar, la mendacidad de Acebes y la chabacanería de Pujalte obligan a tomar partido a favor del Estatuto? El viejo argumento según el cual la crítica al amigo hace siempre el juego al enemigo no es más que una gastada forma de chantaje moral e intelectual, que ha acarreado consecuencias devastadoras para la cultura política de la izquierda. Por muy feroz que sea el ataque de esta derecha nuestra, en caída libre hacia la más pura reacción, no hace mejor el lenguaje de ese Estatuto. Para decirlo brevemente: tal como nos ha llegado, ese texto jamás debió haber sido escrito, menos aún aclamado. La exaltación nacionalista que rezuma por todos sus poros de ningún modo puede entusiasmar a quienes han construido sus identidades personales no ya al margen, sino contra los ídolos nacionales: demasiadas catástrofes se han acumulado bajo el sagrado manto de la nación. Por eso, cuando se vuelve a oír esa copla, si la cantan amigos, se le podrá, y aun deberá, prestar una cortés atención, pero que no pidan que salgamos a la calle a tocar palmas porque, la verdad, de lo que te entran ganas es de quedarte en casa y meterte en la cama a dormir".

martes, diciembre 06, 2005

Ferraz le pone la proa a Zaplana

Si quieres caldo, dos tazas. Esta es la máxima que los estrategas de Ferraz y Moncloa parece que están asumiendo para contrarrestar la posición de acoso y derribo adoptada por los populares como modelo de oposición. Si hace algunas semanas veíamos a Montilla desempolvar en el Congreso algunas alusiones de Zaplana en las cintas de Naseiro -amplificadas posteriormente por la SER como ejercicio de memoria histórica- ahora Ferraz anda buscando en los entresijos de un crédito que Zaplana logró de la Caja de Ahorros del Mediterráneo para comprarse su lujoso piso de la Castellana de Madrid. La información no es nueva. Apareció publicada hace ya varios meses en el diario Levante-EMV (http://www.levante-emv.com/), y hace referencia a la compra de un piso de lujo en el Paseo de las Castellana de Madrid en noviembre de 2002, cuando Zaplana acababa de incorporse al gabinete de Aznar en la Moncloa. El pago por la adquisición del inmueble es produjo a través de un crédito hipotecario concedido por la CAM a Zaplana y su esposa por valor de 1,6 millones de euros (270 millones de las antiguas pesetas).
Esta es la descripción de la vivienda escriturada:
"La nueva propiedad de Zaplana puede considerarse muy amplia, ya que dispone de 532 metros cuadrados útiles. Así se desprende de la descripción detallada que se hace del piso en el correspondiente registro de la propiedad de Madrid .
El piso consta, según la escritura, de un vestíbulo, un salón con chimenea, una sala de estar, un comedor, un cuarto de armarios, dos cuartos de baño y uno de aseo para los señores, un cuarto de vestir, cuatro dormitorios para los señores, un despacho, un vestíbulo para los niños, oficio, comedor para el servicio, cuarto de plancha, un dormitorio para el servicio, un cuarto de baño y cuarto de entrada y armarios, y cocina.
Toda esta distribución ocupa una superficie total de 479,20 metros cuadrados, a los que hay que añadir una terraza principal, de 31,22 metros cuadrados, y una terraza de servicio con otros 21,55 metros cuadrados. En total, la superficie útil de la vivienda suma 532 metros cuadrados. La nueva propiedad de Zaplana incluye, además, un trastero en el sótano de casi 8 metros cuadrados y dos plazas de garaje".

Pero la cuestión no es la vivienda en sí, que la familia del portavoz del PP en el Congreso es de pudientes, sino las condiciones del préstamo, que es lo que los chicos de José Blanco en Ferraz andan olisqueando. El PSOE quiere saber si los tres años de carencia en la devolución del principal del préstamo son práctica común en la política hipotecaria de la CAM; si el tipo de interés (euribor+0,40%) se corresponde con el precio de mercado en la época y si el hecho de que muchos de las consejeros de la caja alicantina fuesen desginados por la propia Generalitat Valenciana que presidía el propio Zaplana puede dar lugar a algún tipo de incompatibilidad.
Así pues, parece que la estrategia socialista del y tú más para contrarrestar las críticas populares sigue su curso. Y ha encontrado en Zaplana un objetivo contra el que lanzar las andanadas.

domingo, diciembre 04, 2005

Los amigos ministros de ZP vuelven... para meter la tijera al Estatut

No hace muchos días que preguntaba extrañado a algunos dirigentes socialistas y a un alto cargo muy vinculado a uno de los ministros teóricamente más cercanos a ZP cómo es que algunos miembros del gabinete monclovita apenas si habían tenido espacio en el debate del Estatut catalán. Me refería, claro está, a esas personas que se sentaban junto a Zapatero en las ruedas de prensa -"eso te lo aprendes en dos días"- cuando aún estaban en la oposición cual hermanos Dalton: López Aguilar, Jesús Caldera, Jordi Sevilla... La guardia de corps de ZP ha permanecido alejada del ruido estatutario, fuera de cuadro en la imagen, callados y silenciosos. "Es que este es un tema que se ha decidido que asuma personalmente Zapatero", me decía una de estas personas consultadas. Me quedé con la mosca detrás de la oreja. Más bien con la impresión de que en el PSOE los papeles estaban claros, o no tanto. ZP, Maragall y Montilla parecen los protagonistas de la película estatutaria: El primero como presidente comprensivo y receptivo a las reivindicaciones autonómicas; el segundo, como catalán-español; y Maragall como nacionalista emboscado en las filas del puño y la rosa. Pero, ¡ay! Algo ha pasado en las últimas semanas. Montilla, el hombre destinado a conducir el Estatut por aguas más tranquilas, ha quedado tocado, muy tocado por el asunto turbio de los créditos de La Caixa, y se ha enrocado en su personal batalla anti COPE y El Mundo. Ha montado la barricada en Barcelona -muy rentable para los nacionalistas- y se dedica ya casi en exclusiva a contestar los golpes que llegan desde la capital. Así pues, ha quedado absorbido por la batalla, quemado. ¿Pero entonces, a quién le toca el papel de recortador? Pues está claro. Los desaparecidos Lopez Aguilar, Sevilla y compañía -que para mi que nunca tuvieron clara la aventura estatutaria- comienzan a hacer acto de presencia. Y lo hacen con la tijera en la mano, como el ministro de Justicia, que advierte ahora que el término "nación" debe desaparecer del texto sustituido por la más ambigua fórmula identidad nacional catalana, y señala además la falta de consenso en España para llevar adelante la reforma tal como está planteada. La cuestión es seguir mareando la perdiz. Recuerdo hace algunas semanas una entrevista de Sevilla en El País, publicada curiosamente cuando comenzaban a llegar comentarios sobre las razones de la desaparición del Ministro de Administaciones Públicas del debate estatutario (que si a algo afecta es precisamente a las Administraciones Públicas). ¿Y qué dijo Sevilla en esa entrevista? Pues precisamente eso, que había que meter la tijera al Estatut. Parece que los amigos de ZP, a los que el presidente tenía algo abandonados -será por eso que llaman el síndrome de La Moncloa- vuelven. Y lo hacen con las encuestas en una mano y el cuter en la otra, mientras el PP sigue empujando por la derecha y dejando claro que la gaviota sólo aspira a retornar al poder y que los consensos en temas de Estado son cosa del pasado.

sábado, diciembre 03, 2005

Argos sigue navegando y se incorpora a Periodista Digital

Queridos argonautas: A partir de hoy podéis consultar también el Argos en Periodista Digital www.periodistadigital.com He tomado esta iniciativa gracias a la oportunidad que me ha brindado el director de esta publicación on line, Alfonso Rojo, y convenido de que de esta manera conseguía ampliar el océano de navegación con el objeto de que aquellos que lo deseis podais introducir vuestros comentarios y reflexiones, alternativa que tenía muy limitada por la propia dinámica que caracteriza el programa que alberga este cuaderno de bitácora. La incorporación a PD se produce en las mismas condiciones con las que inicié la travesía de Argos. Es decir, libre de cargas e hipotecas y con la intención de crear un espacio personal de reflexión, al que ahora se suma la oportunidad de formar parte de un abanico más amplio de blogueros. Por supuesto, seguiré molestando con mi pequeño granito de arena a los fantásticos compañeros de www.e-valencia.org que también se han prestado a hacer un hueco en su necesario portal a mis opiniones, a veces atinadas y otras no. Un saludo pues para todos y un mensaje de ánimo para aquellos que todavía no habeis dado el paso de introduciros en el proceloso mundo de Internet, a los que deseo que lo hagais cuanto antes. Os espero.
La dirección de Argos en Periodista Digital: http://blogs.periodistadigital.com/argos.php